jueves, 24 de septiembre de 2009

mmmm...



Una orquesta dispersa por calles del centro de Vitoria tocó de forma sincronizada las mismas piezas musicales. Cada peatón vivió la acción de una forma diferente dependiendo de las calles por las que pasó, la velocidad a la que caminó y la dirección que tomó... Paseó dentro de una orquesta sinfónica y pudo escuchar los diversos instrumentos de forma aislada aunque sin dejar de percibir en ningún momento la música.

La sincronización a distancia entre los músicos se consiguió emitiendo por una radio local las diferentes piezas musicales. Los músicos llevaban pequeños receptores de radio y auriculares para poder escuchar la música mientras tocaban. A través del propio programa de radio se animó a los ciudadanos a que saliesen a la calle a vivir la acción en directo.

La Orquesta Gregorio Solabarrieta tocó la suite de «Romeo y Julieta» de Prokofiev, «La pregunta sin respuesta» de Charles Ives, una selección de «El Cascanueces» de Tchaikovsky, «Eljen a Magyar» y «¡A la caza!» de Strauss, y la «Danza del Sable» de Khachaturian. Todos los músicos de la orquesta fueron solistas ese día.


Un acción de mmmm… para el Ayuntamiento de Vitoria, en el marco de Disonancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario